Fundación AVA


Cabecera

Ayudas Accesibilidad

  • Ayudas técnicas previstas para facilitar la Accesibilidad
  • Mostrar/Ocultar la hoja de estilos: CSS

Enlaces Institucionales

Sitios webs de la Fundación AVA

Servicios Destacados de la Fundación AVA

Estás en: Inicio > Comunicación > Record#tables

Fecha de hoy: viernes, 22 de noviembre de 2019



Contenido principal

Record#tables.

Volver

La representación de los andaluces en televisión. Viejos estereotipos para nuevos formatos

María Jesús Ruiz Muñoz (Universidad de Málaga)

Comparte esta página en:

Imprimir contenido

01-09-2009

Los formatos de entretenimiento televisivos se han convertido en cauces preferentes para la creación y difusión de estereotipos, entre otras razones, debido a que estas figuras resultan muy fácilmente reconocibles por el espectador y, por lo tanto, propician que éste las identifique rápidamente. Así resulta más sencillo crear lazos de empatía entre el público y los contenidos de los medios, un objetivo especialmente codiciado en estos tiempos de feroz batalla por las audiencias. Además, debemos tener en cuenta que este tipo de programas resulta ciertamente eficaz como vehículo transmisor de valores sociales puesto que, al estar asociado con la evasión, la carga cultural que lleva implícita es menos evidente para los receptores.

Sin duda, la televisión ha contribuido poderosamente a que los clichés tradicionalmente asociados a Andalucía continúen vigentes en la sociedad española incluyendo, desde luego, la propia comunidad andaluza. Para comprender los mecanismos de construcción y difusión de la imagen estereotipada de esta región en el medio televisivo, conviene recordar previamente la influencia que han ejercido en este sentido diferentes vehículos culturales a lo largo de los años. Así pues, la persistencia en la representación tópica de Andalucía a través de la producción literaria de los viajeros románticos, la novela costumbrista, los carteles y el teatro influyó notablemente en que la misma imagen se adoptara en las películas españolas desde los inicios del cine y, posteriormente, arraigase en la televisión.

En particular, el medio cinematográfico contribuyó de forma decisiva en la férrea consolidación de la imagen de una Andalucía atrasada con respecto al resto del país y caracterizada por un modo de vida que se guiaba por una pasión desmedida. Hasta el punto que, durante la etapa franquista, la especificidad de lo andaluz llegó a asociarse al cine que exaltaba la españolidad con fines propagandísticos. Con todo, a partir de los años sesenta, coincidiendo con la apertura del régimen y con una mayor diversidad en todos los ámbitos de la producción cinematográfica, se produjeron cambios paulatinos en la representación de esta región. Los rasgos dialectales de las clases populares, los números folclóricos y los escenarios idílicos andaluces resultaban cada vez menos acordes con la imagen de modernidad que se pretendía transmitir. Por tanto, pese a los esfuerzos por intentar mantener el género folclórico, la fórmula se fue agotando inevitablemente. Asimismo, la etapa de transición democrática, en la que se produjeron transformaciones de todo orden en la vida política y social, constituyó un punto de inflexión para la aparición de discursos endógenos sobre Andalucía que estuvieron marcados por un carácter más reflexivo y por una construcción más matizada de los personajes y de los espacios representados.

Varias décadas después, podemos afirmar que los títulos folclóricos de ambientación andaluza han perdido definitivamente su hegemonía en el cine español, a pesar de que hasta hoy podamos encontrar esporádicamente algunos ejemplos al respecto y del éxito que tienen las reposiciones de clásicos nacionales en espacios como “Cine de barrio” (TVE-1, 1995). Sin embargo, los viejos tópicos asociados a Andalucía que inundaron la gran pantalla continúan teniendo una significativa parcela en el medio televisivo a través de numerosos formatos. En definitiva, la televisión, que progresivamente desplazó al cine como medio prioritario de entretenimiento masivo, encontró uno de sus mejores aliados en los clichés que tan bien habían funcionado durante décadas como instrumentos para la captación de audiencias en el cine español.

Obviamente, la utilización de elementos cómicos y costumbristas es una de las constantes con mayor peso en la representación televisiva de Andalucía y de sus ciudadanos. Estos recursos, empleados profusamente por los hermanos Álvarez Quintero en sus piezas teatrales entre finales del siglo XIX y las primeras décadas del XX, también fueron adoptados por el cine español desde sus comienzos y, muchos años después, han sido reciclados y trillados en numerosos espacios televisivos. Sin ir más lejos, Los Morancos de Triana, se sirven de fórmulas narrativas en las que los recursos cómicos se entremezclan con referentes populares y argumentos cotidianos, habitualmente salpicados de elementos folclóricos. La influencia sainetesca en la producción humorística de este dúo se aprecia claramente en programas como el clásico “Entre morancos y omaítas” (TVE-1, 1997-1998), sobre todo en sus “sketchs” corales protagonizados por personajes andaluces de extracción popular. Además, la ambientación costumbrista de los decorados, las marcadas estridencias en el vestuario, la deformación de los rasgos dialectales de los protagonistas y la ridiculización de su incultura son algunos de los ingredientes más suculentos de esta representación tópica y peyorativa de Andalucía.

En general, la nutrida cantera de humoristas andaluces ha constituido siempre un poderoso reclamo para el gran público de los formatos de entretenimiento televisivos. Una buena muestra de ello es el éxito obtenido por artistas como Pepe da Rosa, Chiquito de la Calzada o el Dúo Sacapuntas, cuyos integrantes conquistaron la popularidad con la ayuda de un cliché hiperbólico y despectivo de los habitantes de Lepe (Huelva). Sin olvidar a los jóvenes, como Manu Sánchez, que se ha convertido en uno de los comunicadores más recurrentes de Canal Sur en su etapa actual.

Del mismo modo, entre las profesionales del humor, despunta la gaditana Paz Padilla por ser la que más ha contribuido a que siga vigente en el imaginario colectivo la figura de la andaluza resuelta que anteriormente fue difundida a través del teatro y del medio cinematográfico. Las señas de definición externas de la presentadora del “late night” de Canal Sur “Paz en la tierra” (2008-2009), como la expresión inmoderada de los sentimientos, recuerdan demasiado a los personajes que encarnaban sistemáticamente las folclóricas andaluzas del cine español y que se integraban también en la configuración de su imagen pública para contribuir a su acercamiento a las clases populares.

Con la decadencia del género que les había dado la fama, en torno a la década de los sesenta, las folclóricas de siempre nunca volvieron a recuperar su estatus en la gran pantalla y, en este sentido, el medio televisivo ha contribuido a rescatar a algunas de estas figuras emblemáticas del cine español con notables éxitos de audiencia. Quedan en la memoria espacios como “El tablao de Lola” (Telecinco, 1992), presentado por Lola Flores, o la serie “El coraje de vivir” (Antena 3, 1994), en la que la cantante y bailaora jerezana aireaba su vida privada con todo lujo de detalles. Resulta igualmente ilustrativo que Telecinco apostara en el comienzo de su andadura por Carmen Sevilla como presentadora del espacio “Telecupón” (1990-1998). Si en sus apariciones televisivas Lola Flores encarnaba a la misma andaluza rebelde y pasional a la que dio vida en la mayor parte de su filmografía durante la etapa franquista, Carmen Sevilla explotaba los típicos rasgos de la bella inocente con la que alcanzó la gloria. Aunque, tantos años después, como es natural, el personaje resultaba decadente y acartonado, lo cual sirvió para incentivar el cariño y la simpatía de los espectadores. Desde entonces, esta artista ha continuado presentando programas en diferentes cadenas, difundiendo así la imagen de una mujer andaluza inculta e histriónica, características éstas que aparecen compensadas por una desmedida simpatía. En los últimos años, Carmen Sevilla ha conducido el espacio “Cine de barrio” de TVE-1 (2003- ), dedicado a rememorar los clásicos del cine popular español.

Además de las folclóricas de siempre, han sido muchos los personajes mediáticos que han contribuido a mantener viva la representación estereotipada de las tradiciones asociadas a Andalucía y a lo andaluz, como los toros, las festividades religiosas o las reuniones en las tabernas. Tampoco es casualidad que hayan sido andaluzas algunas de las indiscutibles “reinas” del papel cuché, como la mencionada Lola Flores, Carmen Ordóñez, Rocío Jurado e Isabel Pantoja, cuyas historias familiares se han convertido prácticamente en telenovelas en vivo a través de los espacios televisivos de crónica social.

En general, se observa que los tópicos andaluces han ido desplazándose a los formatos de telerrealidad, de manera progresiva, desde que éstos comenzaron a implantarse a comienzos de la década actual. Llama la atención la elevada inclusión de concursantes de esta comunidad en “Operación Triunfo” (TVE-1, 2001-2004; Telecinco, 2005- 2009), el programa en el que la granadina Rosa López se convirtiese en “Rosa de España” y, como tal, en uno de los mejores productos mediáticos de los últimos años. Puede hacerse una idéntica lectura de la habitual inclusión en “¡Mira quién baila!” (TVE-1, 2005-2009) de carismáticos famosos andaluces. Incluso la televisión autonómica de Andalucía ha contado con su propio “reality-show” musical, “Se llama copla” (Canal Sur, 2007-2009), en el que se ha apostado fuertemente por ensalzar las canciones más emblemáticas del ayer y por la profusión de elementos tópicos en la caracterización de los concursantes, quizá para hacerlos más fácilmente reconocibles por el público y contribuir así a que la nostalgia de los años dorados del género folclórico quedase bien sembrada en el “prime time” de los sábados ya desde el principio. En cualquier caso, cuando se trata de andaluces candidatos a exhibir sus virtudes o a compartir sus historias de vida en televisión, también debemos preguntarnos en qué medida intentan explotar los clichés tradicionales para “caer en gracia” a los directores de casting y al público que determina con su voto quiénes son los ganadores. Actitudes como las de Conchi y Pamela, las gemelas sevillanas de “Gran Hermano 9” (Telecinco, 2007), contribuyen a que nos planteemos seriamente esta hipótesis.

Finalmente, por sus características formales y de contenido, las series han resultado especialmente idóneas para vehicular el proceso del desplazamiento de los tópicos andaluces del cine a la televisión, especialmente en lo que se refiere a los mecanismos de construcción de personajes. Uno de los casos más ejemplificadores al respecto ha sido el de Juani (Luisa Martín), la empleada de hogar andaluza de “Médico de familia” (Telecinco, 1995-1999). Detrás de ella vinieron otras sureñas con rasgos que remitían inequívocamente a los estereotipos cinematográficos de antaño, como Laura (Paz Vega) en “Siete vidas” (Telecinco, 1999-2006[1]), Manuela (Aurora Sánchez) en “Ana y los siete” (TVE-1, 2002-2005), Carmen (Rosario Pardo) en “Con dos tacones” (TVE-1, 2006) y Macu (Pepa Rus) en “Aída” (Telecinco, 2005-2009[2]). Teniendo en cuenta que los clichés andaluces que años atrás colmaron la gran pantalla fueron asociados de manera preferente al género femenino, no debe extrañarnos que los personajes televisivos andaluces de mayor trascendencia también hayan sido mujeres mayoritariamente. De todas maneras, encontramos significativas excepciones como la de “Los hombres de Paco” (Antena 3, 2005-2009). Naturalmente, no es una coincidencia que, en la primera ficción televisiva que se ha realizado en torno al Cuerpo Nacional de Policía en clave de humor, el protagonista y su agente de confianza sean oriundos de Andalucía, mantengan los rasgos dialectales propios de la región y, al mismo tiempo, sean toscos, torpes, bonachones y salerosos.

Sin duda, en las series españolas, continúa arraigada una estrecha vinculación entre lo andaluz y la comedia. Y, desde luego, queda patente la necesidad de que, desde la pequeña pantalla, se ofrezca una visión más matizada y, por tanto, más moderna y real, tanto de la región andaluza como de sus habitantes.


[1] Aunque la serie finalizó en 2006, la actriz Paz Vega únicamente intervino en las dos primeras temporadas (1999-2000).
[2] Macu apareció por primera vez en la cuarta temporada (2007).

Volver

Herramientas y Contenidos destacados de la web

Enlaces sociales

APPs

Acceso registrado

Con tu usuario registrado podrás participar activamente en la web de la Fundación

Date de alta
¿Has olvidado tu clave?
Accede a MyArea

Suscripción a la revista de la Fundación Audiovisual de Andalucía

Recibe las principales noticias de nuestra revista digital en tu email a través del boletin semanal.

Últimas acciones de la fundación

  • Embajadores y Embajadoras del Audiovisual TIC Andaluz comparten en Sevilla sus experiencias

    La Fundación Audiovisual Pública Andaluza ha celebrado este jueves 14 de noviembre de 2019 en Sevilla el III Encuentro de Embajadores y Embajadoras del Audiovisual TIC Andaluz. La cita, que ha reunido a profesionales y estudiantes de diversos centros de las provincia, ha congregado en el Salón de Usos Múltiples de RTVA en Isla de la Cartuja a un grupo profesionales andaluces que residen y ejercen su trabajo en puntos estratégicos del planeta, que participan en producciones internacionales y en cuya trayectoria, en algunos casos, brillan premios de prestigio.

  • La Fundación AVA participa en el Congreso "Andalucía y Cataluña: legado cultural y memoria compartida"

    Málaga acoge el Congreso Internacional ‘Andalucía y Cataluña: legado cultural y memoria compartida’, que se desarrollará en el Salón de Actos del Centro Cultural Provincia María Victoria Atencia, Málaga, durante los días 18 y 19 de noviembre de 2019. El evento cuenta con la colaboración de la Fundación Audiovisual Pública Andaluza y la participación de su directora, May Silva Ortega, quien intervendrá en la Mesa redonda “La memoria audiovisual compartida entre Andalucía y Cataluña. Mirando al futuro”, moderada por Emelina Fernández (Universidad de Málaga).

  • más..

Agenda

Fecha actual: 22 de Noviembre de 2019

Fecha seleccionada: 22 de Noviembre de 2019

Navegación por meses:

Navegación por años:

Noviembre de 2019
LMMJVSD
123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930

Leyenda de colores del calendario:

  • azul oscuro Festivales
  • azul claro Otros

Próximos eventos:

  • 2019-11-22

    "Intemperie", de Benito Zambrano, presenta cartel

  • 2019-11-22

    Coproducción y distribución audiovisual internacional

  • 2019-11-22

    Instagram Stories, una oportunidad de desarrollar la creatividad audiovisual

  • más..

Canales RSS

Muestras

  • cartel XII Muestra del Audiovisual Andaluz en Córdoba, 2019
  • cartel XIV Muestra del Audiovisual Andaluz en Málaga, 2019/20

Información general de la web

Fundación Audiovisual Pública Andaluza © 2012
Avda. Matemáticos Rey Pastor y Castro,6 | Pabellón Canal Sur | Isla de la Cartuja | 41092 Sevilla
T: [+34] 954 467 310 | F: [+34] 954 461 516